Rompiendo mitos y tabúes: Fiat versión porno

Cuando el nieto del fundador de la marca Fiat, Lapo Elkann, tuvo la brillante idea de decorar una versión del Fiat 500 con escenas del mítico libro del Kamasutra, las opiniones fueron tantas que gastaría en este blog post y post si tuviera que contarlas todas. Cuando me enteré, yo estaba bastante animado, porque acababa de tener mi sesión de porno online en una de mis webs favoritas, que había sido bastante intensa gracias a videos de categoría ultraporno, y la cosa me pareció bastante graciosa y como que venida a colación, y poco más (tenía la inspiración en otros lados, como comprenderéis).

Pero más tarde, con más tranquilidad y con la mente más calmada, empecé a tener ideas de otro tipo, y me di cuenta de que este tipo, aunque dado a escándalos y que gusta de causar polémicas, en realidad acababa de romper barreras plasmando en la realidad lo que la gran mayoría de nosotros tenemos en nuestra mente. Porque ¿quién no se ha comprado su primer coche pensando en que lo iba a convertir en su picadero oficial?

Por desgracia, luego la realidad te golpea en la cara, y te das cuenta de que no tienes tanto éxito como pensabas, pero bueno, esa es otra historia. Que a nadie se le haya ocurrido tunear su coche con imágenes porno no quiere decir que la idea de tener sexo en él esté fuera de nuestra mente, ni mucho menos; sólo que no lo ponemos en palabras, pero es algo idiota, porque lo pensamos igualmente, y lo seguiremos haciendo hasta que a nuestras manos lleguen otra clase de vehículos, no sé: platillos volantes o directamente la teletransportación.

La verdad, la idea del tal Elkann me parece no sólo original, que sería lo fácil y lo más simple, sino también bastante de buen gusto, aunque no sepa si el tío lo ha hecho porque es muy inteligente, o porque le gustan los escándalos de forma gratuita. Lo cierto es que el Kamasutra, más allá de representar un mito erótico por excelencia, es uno de los clásicos de la literatura y filosofía mundial, y unir esto y un clásico del motor como es el Fiat 500 me parece una idea original y con bastante doble sentido. Claro que no todo el mundo piensa como yo, por supuesto; en su momento, críticas de todo el mundo le llovieron sin cesar, llamándolo el “coche porno” de forma despectiva, no sé si por haber manchado la reputación del modelo del coche, o porque añadirle la palabra porno lo hace aún más escandaloso y denigrante. En fin, mentes estrechas existen y siempre existirán.

Pero para mí el tío estuvo sembrado el día que tuvo esa ocurrencia, y oye, si vamos a lo burdo, pues es buena idea tener inspiración sexual incluso antes de entrar a tu coche; así, te ahorras la colección de revistas xxx que casi todos (sí, tú también) guardábamos en él, intentando sacarlas de casa antes de que las pillaran nuestras madres.